MES DE LA BIBLIA “Vidas Paralelas: Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera”

 

La Reina Valera, la popular Biblia usada en el culto congregacional y en la vida diaria de una enorme mayoría de cristianos evangélicos de habla hispana.  La misma que sobrevivió a la persecución del mismísimo Felipe II y  a la omnipresente Inquisición de la Iglesia católica. Y aún hoy, con medio centenar de versiones en español, esta biblia sigue siendo la más leída.

Su nombre “Reina Valera” se debe a sus autores, “Casiodoro de Reina (1520- 1594)” y “Cipriano de Valera (1532-1602)”.  Ambos nacieron en el sur de España, bajo el reino de Sevilla. Ambos pasaron por las aulas de la Universidad de Sevilla en fechas que no han podido determinarse.

Estos dos sevillanos volvieron a encontrarse al profesar como frailes jerónimos en el Monasterio de San Isidoro del Campo. En Sevilla abundaba en lo oculto el estudio de las ideas del movimiento protestante, a pesar de la persecución. Por eso no es coincidencia que 22 de sus 40 miembros en ese monasterio hayan sido acusados de herejía. Lugar que terminaron por abandonar en 1557, para ir camino al exilio hacia Ginebra buscando refugio. Así nuestros personajes emprendieron un camino sin retorno al corazón de Europa, dejando huellas de su fe, protesta, sacrificio, valor, amor y trabajo a su paso por Francia, Suiza, Alemania, Bélgica, Holanda e Inglaterra.

Los dos de casaron en Londres y,  curiosamente, Ana era el nombre de ambas esposas. Ellas les dieron hijos y sufrieron, junto a toda la familia privaciones, persecuciones y polémicas.  Finalmente Valera se quedó en Londres y Reina siguió viajando por Europa Central.  Al parecer después de 1578 no volvieron a verse. Tampoco se sabe si mantuvieron correspondencia.

Por lo tanto, se separaron finalmente en Londres, donde Valera permaneció, mientras Reina, el impenitente viajero justificaba el bien ganado apodo del “Moisés español”, aludiendo así a los diferentes éxodos de perseguidos protestantes, españoles y extranjeros.

Mientras Felipe II (Rey de España) y los inquisidores no repararon en métodos y gastos para calumniarlos, secuestrarlos o, tratar de asesinarlos. Ellos pudieron experimentar la oportuna protección de Dios y de sus hermanos en la fe, aunque esto último no impidió que el tribunal de la Inquisición los quemara “en estatua” el 28 de abril de 1562 en Sevilla, y colocara su obra en los índices de libros prohibidos.

La muerte sorprendió a Casiodoro el 15 de marzo de 1594, rodeado de sus hijos, todavía solteros, y de su esposa. Esta ocurrió cuando ejercia el pastorado en Francfort, lo que antes había hecho en Ginebra, Londres y Amberes. Mientras, Cipriano de Valera todavía estaba vivo en 1606, fecha en la que perdemos su pista. Eso sí, ya con más de seteta años y una vida más sosegada y próspera, con su docencia en las universidades de Cambridge y Oxford.

Cipriano de Valera, nunca abandonó el calvinismo que habían profesado desde el principio. A diferencia de Casiodoro de Reina, en los últimos años, firmó y enseñó la confesión luterana.

 

Fuente: Protestante Digital



Reflexión
Cristiana

OLVIDADIZOS


“Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.” Santiago 1:22

Muchas veces la ansiada prosperidad económica nos transforma en olvidadizos, las malas experiencias del pasado y las preocupaciones del futuro, también no hace ser olvidadizos. Las Sagradas escrituras nos alerta muy bien sobre esto:

“ Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?

 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan;

 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos.

 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?

Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal”. Mateo 6: 24-34

Los cristianos debemos mostrar siempre una gran reverencia a la palabra de Dios, debemos recordar y compartir las enseñanzas y jamás bajo ninguna circunstancia ser olvidadizos en nuestro comportamiento y de las Sagradas Escrituras

"Jehová tu Dios te manda hoy que cumplas estos estatutos y decretos; cuida, pues, de ponerlos por obra con todo tu corazón y con toda tu alma. Has declarado solemnemente hoy que Jehová es tu Dios, y que andarás en Sus caminos, y guardarás Sus estatutos, Sus mandamientos y Sus decretos, y que escucharás Su voz" Deuteronomio 26:16-17