Copa A.P.A.C “Amarás al Preso, Amarás a Cristo” VI Región, corona campeón a Rancagua

En el Centro Penitenciario de Rancagua se realizó el III Campeonato Regional de Baby Fútbol, en el que participaron hermanos que han recibido a Cristo estando privados de libertad y que hoy se encuentran bajo el Programa A.P.A.C “Amando al Preso, Amarás a Cristo”, a cargo de Capellanes Evangélicos.

El campeonato de Baby Fútbol que enfrentó a los equipos de la VI Región , tuvolugar en el Complejo Penitenciario de Rancagua, módulo 41. Este 2018, se coronó campeón el equipo A.P.A.C Rancagua; el 2° lugar fue para A.P.A.C Rengo; el 3° lugar para A.P.A.C Santa Cruz – quién se coronó campeón el 2017 y que no retuvo su título- y el 4° lugar fue para A.P.A.C Peumo.

 

 

 

 

El Obispo Jorge Muñoz, es el Capellán Regional Evangélico de Gendarmería y es quien coordina y dirige esta actividad, que según nos señala, nace para sacar a los internos de la rutina, avalado por la excelente conducta de los internos que han aceptado a Cristo al interior de las cárceles.

 

La actividad contó con la colaboración de FRATERNA.COM y el auspicio de SIN BARROTES.

 

 

APAC

“Amando al Preso, Amaras a Cristo”, APAC, así se llama el programas de reinserción carcelaria con mayor resultados en Chile y el mundo, no existe una política pública u otro programa estatal o privado más eficiente. Sin embargo, este ministerio, se ha sostenido gracias a la fe, el cariño y el esfuerzo de la Iglesia Evangélica.

En Chile existen 56 espacios APAC que favorecen a más de 4 mil internos. APAC, es un camino a la reinserción desde la Fe Cristiana Evangélica, que ha demostrado ser altamente exitosa, con sólo un 10% reincidencia.



Reflexión
Cristiana

DEUDORES


La Biblia es categórica respecto de los deudores: “…Y el que toma prestado es siervo del que presta”

Aconteció que Jesucristo usó la parábola de los dos deudores para enseñar sobre el perdón y la misericordia. La parábola viene de una conversación con su discípulo Pedro quien le preguntó sobre el perdón.

"Por lo cual, el reino de los cielos es semejante a un hombre rey, que quiso hacer cuentas con sus siervos. Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. Mas a éste, no pudiendo pagar, mandó su señor venderle, y a su mujer e hijos, con todo lo que tenía, y que se le pagase. Entonces aquel siervo, postrado, le adoraba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. El señor, movido a misericordia de aquel siervo, le soltó y le perdonó la deuda. Y saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y trabando de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que debes. Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba, diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. Mas él no quiso; sino fue, y le echó en la cárcel hasta que pagase la deuda. Y viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y viniendo, declararon a su señor todo lo que había pasado. Entonces llamándole su señor, le dice: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste: ¿No te convenía también a ti tener misericordia de tu consiervo, como también yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. Así también hará con vosotros mi Padre celestial, si no perdonaréis de vuestros corazones cada uno a su hermano sus ofensas"

Mateo 18: 23-35

Todo cristiano debe recordar siempre que contraer una deuda, es confiar una parte de sus bienes y de su libertad en el acreedor.