Encuesta CEP sobre religiosidad: Dios no es el gran perdedor de este encuesta sino las instituciones religiosas

De acuerdo a la encuesta sobre religión que realizó el Centro de Estudios Públicos (CEP), Chile ha experimentado una considerable baja en el número de personas que se autodenominan católicas. Los fieles descendieron del 73% en junio de 1998, a un 55% en 2018.

En entrevista en CNN Chile,  la investigadora del CEP, Isabel Aninat, explicó que “lo que vemos en Chile a través de estos datos es una pérdida de una religiosidad asociada a una iglesia más jerárquica”, lo cual no significa que la gente haya perdido la fe. De hecho, la creencia en Dios se mantiene por sobre el 80%, y las personas demostraron creer aún en la vida después de la muerte, el cielo, el infierno y la virgen. La diferencia es que ya no necesariamente se asocia a un tipo de culto.

Mientras en Europa la población ha perdido en gran cantidad la creencia en Dios, en Chile la pérdida de confianza es más bien en las instituciones. “El desafío para las iglesias tiene que ver con estos temas de mucho más largo plazo, además de los abusos, que por supuesto que está reflejado en la encuesta”, dijo Aninat.

Los datos también reflejan que el 36% de la personas nacidas después del ’80 dicen no tener denominación religiosa. Esto se explicaría ya que “esta generación es mucho más exigente respecto de cómo se comportan las instituciones en términos de transparencia”, explicó la investigadora, lo cual afecta la proyección de las iglesias en general.

Tema aparte es lo que sucede con la Iglesia Evangélica. Pese a que en el Congreso se organizan en una bancada evangélica, el número de fieles no ha subido en el tiempo, lo que se traduce en que también se ha visto golpeada por la crisis de confianza.

“Lo que vemos en Chile en general es que la gente está menos involucrada en temas colectivos”, concluyó Aninat.

La encuesta también se consideró, por primera vez, las creencias espirituales y religiosas de los chilenos: 54% de los participantes aseguró creer en la energía espiritual en montañas, lagos o cristales, así como también un 52% cree en los santos y un 51% en los poderes sobrenaturales de nuestros antepasados muertos.

También, un 61% de los encuestados afirmó creer en el “mal de ojo”, el 56% dijo creer en la Virgen, y un 45% cree en la encarnación.

Por otro lado, las mujeres son más cristianas que los hombres. Según el análisis, en el país un 58,1% de las mujeres se declara católica, mientras que entre los hombres el 52,3% se siente parte de esta religión. En el mundo evangélico, por ejemplo, está representado en 16,5% por el género femenino y en un 15,5% por el masculino.

Una variable interesante tiene que ver también con las personas que no se consideran dentro de ninguna religión, son ateos o agnósticos. Este grupo es liderado por los hombres. Un 25,1% de ellos señaló no identificarse con creencia alguna. Las mujeres que toman esta postura son un 17,3%.

Para el Obispo Emiliano Soto, “las sociedades se van secularizando cada vez más y, por lo tanto, no participan en ninguna religión. Solo tienen a Dios en caso de emergencia”. El desglose socioeconómico también arroja conclusiones importantes. Los católicos en el sector ABC1 reflejan un 46,7% de la muestra; en cambio, en el nivel E, se registra un 61,6% de creyentes.

Es decir, una diferencia de 14,9 puntos, que deja al sector con menos ingresos como el con más adeptos al catolicismo. En relación a este grupo, Soto comenta que “estos segmentos siempre fueron más receptivos a conocer y recibir la fe religiosa, el mensaje sencillo y la necesidad de tener esperanza”.

Otro punto a destacar tiene que ver con los datos regionales. Si bien la Región Metropolitana tiene un mayor porcentaje de católicos (56,6%), las regiones reúnen una mayor cantidad de evangélicos (18,6%) en relación a la capital (12,7%).

Fuente: CNN Chile, La Tercera

 

Aquí los resultados de la Encuesta CEP: https://www.cepchile.cl/cep/site/artic/20181218/asocfile/20181218093906/encuestacep_oct_nov2018_te_religion.pdf

Ve el Programa que tocó el Tema a fondo. Conducido por el periodista Daniel Matamala CNN Chile



Reflexión
Cristiana

LIBERTAD


La libertad sin fronteras se transforma en “libertinaje”, palabra que deriva del latín “libertinus” y significa “sin limites”. Es en consecuencia el estilo de vida de personas libertinas, cuyas conductas se caracterizan por hacer abuso de la libertad, el desenfreno, los excesos y el total descontrol. Individuos que están ligados al hedonismo, filosofía que coloca el placer como el bien supremo de la vida humana.

La libertad debe tener limites que regulen los comportamientos y contengan los excesos. Los limites no solo pretenden sancionar, corregir o hacer más gravosa la vida de las personas. Los limites nos previenen de no equivocar el camino y de hacer las cosas bien para tener una vida en paz.

“Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.” 1 Juan 5: 3