Al Sur de Israel hallan evidencias de los reinados de David y Salomón

Un equipo de arqueólogos logró determinar la edad de una antigua vivienda del reino de Judea, que coincide con la época de los legendarios reyes bíblicos.

El estudio de ruinas arqueológicas de aproximadamente 3.000 años de antigüedad realizado en Israel y publicado recientemente ofrece nueva evidencia científica que concuerda con el relato bíblico sobre el reino de David y Salomón.

Los restos de la “residencia del gobernador” una gran construcción de piedra que sirvió como vivienda de clase alta de la época ubicada en el sitio arqueológico israelí de Tel’Eton fue analizada mediante la técnica de radiocarbono por los expertos Avraham Faust y Yair Sapir, de la Universidad de Bar Ilan.

La dificultad para determinar la edad precisa de la “residencia del gobernador”, que los estudios anteriores ubicaban hacia fines del siglo VIII a.C., se debe en parte al escrupuloso trabajo de limpieza de los antiguos sirvientes, detalla el sitio Science Alert.

Y es que hasta el día de hoy no quedaron muchos restos que pudiesen ser datados con radio, tales como huesos de animales o artículos de alfarería.

Sin embargo, el equipo de Faust y Sapir decidió excavar muestras ubicadas a mayor profundidad para analizar el suelo y la base de la estructura en busca de material orgánico, incluyendo madera carbonizada y carozos de olivos.

De esta manera, los científicos determinaron que la residencia fue erigida entre los siglos XI y X a.C., la época en que la estructura social del territorio de Judea evolucionó hasta un nivel complejo y cuando, de acuerdo con la leyenda bíblica, el rey David y su hijo Salomón, lograron unir las tierras de su reino.

 

Fuente: Biblia Todo Noticias



Reflexión
Cristiana

LAS CINCO SOLAS


“Las Cinco solas” es la denominación conjunta para cinco frases en latín que surgieron durante la Reforma Protestante y resumen las creencias teológicas básicas de los protestantes, hoy evangélicos, que entraban en contraposición con la doctrina católica.

La palabra latina sola significa en español “solo” o “solamente”. Las cinco solas expresaban cinco creencias fundamentales, que los evangélicos entendemos como pilares esenciales para la vida y práctica cristianas.

SOLO LA BIBLIA: La Palabra de Dios es la máxima autoridad en materia de fe y práctica. Por tanto, nada que contradiga la revelación de Dios puede regular la vida del creyente (Gálatas 1:6-10; 2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 1:3).

SOLO CRISTO: La salvación se encuentra solo en Cristo, excluyendo así todo otro camino para llegar a Dios (Hechos 4:12).SOLO LA GRACIA: La salvación es un don de Dios. Por tanto, es algo que el pecador recibe de forma inmerecida basada en los méritos de Cristo alcanzados durante su vida, muerte y resurrección (Efesios 2:8).

SOLO LA FE: La salvación solo puede ser recibida cuando ponemos nuestra fe en Aquel que murió por nosotros, excluyendo la posibilidad de que nuestras obras puedan contribuir (Efesios 2:8-9, Romanos 3:28).

SOLO LA GLORIA: El propósito de la salvación que recibimos es glorificar a Dios; poner de manifiesto las excelencias o virtudes de su carácter (Efesios 1:4-6; 1 Pedro 2:9).

Estas frases representan el corazón de la teología reformada, y resumen verdades no negociables del evangelio. La fortaleza de una iglesia depende de las verdades que la sustentan, y de ahí que toda iglesia bíblica necesite no solo abrazar estos principios, sino también proclamarlos de una manera que garantice que estos sean pasados a la próxima generación.

LAS CULPAS

La culpa es una mochila muy pesada que se carga cuando los temas del pasado se encuentran inconclusos. Todos en algún momento de nuestras vidas hemos cometido errores, hemos herido a alguien o hemos causado daño. Ese es el hecho. Y basado en esos hechos, somos culpables de haber cometido esas cosas. Son esos recuerdos que nos persiguen y empañan nuestra tranquilidad y nuestra felicidad. Es posible que externamente nos perciban como exitosos, pero interiormente nuestro sentimiento es de culpabilidad. El único que conoce la verdad, ve nuestra vergüenza, y ve la culpa que nos martiriza, es Dios.

No dejes que tus sentimientos de culpabilidad te condenen a una vida apartada del amor y la felicidad. Dios es más grande que tus sentimientos y puede ayudarte a salir de ese estado de aflicción.

“…pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y Él sabe todas las cosas”. 1 Juan 3:20