Pastor murió abrazado al púlpito luego de erupción volcánica en Guatemala

Miles de personas evacuadas, 101 fallecidos y 200 desaparecidos, es el resultado de la devastadora erupción del “Volcán de Fuego” en Guatemala, la más destructiva de los últimos 50 años, que desató una tragedia el pasado domingo 3 de junio.

Latinoamérica se ha conmovido, las Iglesias están orando por Guatemala, cada día crece la cantidad de fallecidos y descubrimos historias como la del Pastor Camilo Pamal de la Iglesia Misionera ubicada en la aldea llamada “El Rodeo de los Lotes”, quien falleció abrazado al púlpito, de su familia solo sobrevivieron dos personas y la congregación está con ayuda psicológica.

Este volcán es el más activo de ese país, se localiza a 44 kilómetros al oeste de Ciudad de Guatemala y a solo 16 kilómetros de la ciudad colonial de “Antigua”, uno de los principales destinos turísticos. Sin embargo, no hubo tiempo de reacción.

En este momento hay unos 1.500 personas haciendo labores de rescate y la solidaridad internacional ha comenzado a llegar a los damnificados y refugiados de la tragedia.

Les invitamos a seguir orando por Guatemala.

 

 



Reflexión
Cristiana

VIDA SANA


El amor y cuidado de Dios por sus hijos queda señalado en la Biblia donde Él nos instruye para tener no solamente un espíritu sano, sino también un cuerpo sano para tener una existencia larga y feliz.

Permanentemente el mundo científico nos advierte de tener una alimentación y vida sana, de cuidarnos de elevar nuestro colesterol, abandonar el tabaco, desminuir el consumo de alcohol y cuidarnos de la obesidad. Porque todo ello atenta gravemente el tener una vida sana.

Dios trazó para nosotros un Plan de Salud que deberíamos seguir para disfrutar de una vida sana, larga y feliz.

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.” 3 Juan 2.

Junto con cuidar nuestro cuerpo glorificamos a Dios, cuando lo hacemos ingiriendo alimentos que no dañan nuestra salud y cuerpo.

“Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” 1 Corintios 10:31