NICARAGUA: Pueblo cristiano clama a Dios en medio de protestas

 

El conflicto en Nicaragua lleva ya más de cuatro meses. Ya son cientos las víctimas mortales que ha dejado la crisis política y social. Sin embargo, recientemente unas imágenes mostraron una lucha que en realidad conmovió a la iglesia.

Se trata de un grupo de médicos y universitarios que se pusieron de rodillas para orar por las personas que han sido arrestadas por el régimen de Daniel Ortega sin razón justa. Esto se dio después de una redada en Managua donde se arrestaron al menos 32 personas.

En medio de una marcha en la que, según los manifestantes, eran constantemente intimidados y ofendidos por policías antimotines, este grupo de personas decidió ponerse de rodillas y clamar a Dios por justicia.

Por otro lado,  la iglesia unida a través de la Alianza Evangélica de Nicaragua ha permanecido en ayuno y oración. “Llevamos dos meses, en ayuno y oración, y estaremos rogando a Dios de esta manera hasta que la situación de Nicaragua se normalice. Además pedirles a todos nuestros hermanos en el mundo, que no cesen de hacer tiempos de ayuno y oración por Nicaragua” señaló el Pastor Mauricio Fonseca, presidente de la Alianza Evangélica Nicaragüense.

Al mismo tiempo

 

 la Alianza Evangélica de Nicaragua está trabajando junto con las cadenas de supermercados WallMart y Pricemart alrededor de Latinoamérica para poder llevar alimentos a las familias que se han visto más afectada

s por este conflicto.

La iglesia en Nicaragua agradece todo el apoyo que el pueblo de Latinoamérica les ha dado, y les insta a seguir orando por ellos.

(Fuente: Mundo Cristiano)



Reflexión
Cristiana

EL REFUGIO


Buscar refugio en cualquiera que este a su alrededor es peligroso y poco sabio. Confiar su vida en alguien que solo tiene una visión parcial de su vida es un riesgo alto. Mejor confíe en Aquel que ve todo lo que abarca su vida, todo el tiempo y lo ama, y porque como dice la Biblia: “Porque para siempre es su misericordia”.

“Es mejor refugiarse en el Señor ?que confiar en el hombre”.

Salmo 118:8