Mujer judía de 101 años reconoce a Jesús como Mesías y Salvador

EE.UU.- Una mujer judía de 101 años que vive en Nueva York, decidió reconocer a Jesús como el Mesías de la Biblia y aceptó a Cristo como único Salvador.

Esta historia de fe fue narrada por la misionera Susan Perlman, que es directora adjunta de la organización Jews for Jesus (Judíos para Jesús), un ministerio que trabaja especialmente en la evangelización de los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob.

Susan mantenía comunicación con Cynthia por teléfono y por Internet, medios que la misionera usaba para hablarle del Evangelio de Cristo. Cuando Susan se enteró que la anciana judía había tomado la decisión de entregar su vida a Jesús, tomó el primer vuelo para sostener las manos de la anciana mientras ella hacía la oración confesando a Yeshua (Jesús) como su Mesías y Salvador.

El contacto de la centenaria señora con la misión evangélica se produjo por intermedio de Lisa, ahijada de Cynthia, que había recibido a Jesús y lo compartió con la madrina. Después de la decisión de Cynthia ella pasó a ser acompañada por Shoshanah (una de las misioneras de la base en Nueva York), que inmediatamente comenzó a estudiar la Biblia con la nueva convertida que, debido a la edad, tiene necesidades especiales.

Este testimonio está siendo divulgado por la misión no sólo por ser una bella historia, sino también por ser un recordatorio sobre la importancia de la perseverancia en la evangelización. No hay una edad límite para que alguien pueda decidir quedarse al lado de Cristo y pasar con él toda la eternidad.

El ministerio “Judíos para Jesús” fue fundada en 1973 por Martin Rosen, un judío que reconoció a Cristo como su Mesías y se convirtió en pastor bautista. La misión está presente en varios países (incluido Israel) y cuenta con más de 200 misioneros a tiempo completo.

El sitio oficial del ministerio suele publicar testimonios de judíos que se han convertido, siempre cambiando los nombres para proteger la identidad de esas personas que a menudo están sometidas a persecución dentro de sus comunidades

 

Fuente: Acontecer. Net



Reflexión
Cristiana

LA FE Y LA ESPERANZA


Muchas veces los infortunios nos apartan de Dios porque la situación se presenta en contra nuestra y perdemos la esperanza. ¿Y Dios donde está que no lo veo?... No vemos ni entendemos como funciona nuestro teléfono celular, pero esta razón no es suficiente para dejarnos permanecer incomunicados. No tenemos que entender a Dios para creer en Él. Lo que nos debe dar esperanza es lo que el Salmo 37:5 nos enseña: “Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará”.