Matías Fernández ministra junto a su pastor el baustismo del futbolista Igor Lichnovsky

Esta semana varios medios de comunicación dieron cuenta de la participación de Matías Fernández  en el bautismo del futbolista Igor Lichnovsky, defensa chileno, compañero de “Matigol” en el Nexaca de México.

Igor Lichnovsky se unió a los muchos futbolistas chilenos que han sido alcanzados por el Evangelio. No es un misterio para el mundo del Fútbol la profunda fe que vive Matías Fernández. De hecho, Víctor Dávila, otro chileno en el Nexaca, comentó a CDF que “con Matías tenemos varias cosas en común, una de ellas es que compartimos la palabra de Dios, nos juntamos todos a pasar la tarde en familia”.

Lichnovsky, ex Universidad de Chile, publicó su bautismo a través de Twitter escribiendo un pasaje de la Palabra en Hechos 11:16 “Entonces me acordé de lo dicho por el Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó en agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo” , expresó.

 

En ese contexto, uno de los medios recordó que Colo Colo en un momento llegó a tener buena parte de cristianos en su equipo titular, donde, además de Julio Barroso , estaba Justo Villar, Emiliano Vecchio, Luis Pedro Figueroa, Christian Vilches y Gonzalo Fierro , entre otros.

 

Fuente: https://www.dalealbo.cl/   http://www.ahoranoticias.cl/ y http://www.t13.cl/noticia/deportes13/



Reflexión
Cristiana

EL ORGULLO


Existen dos “tipos” de orgullo, uno que se podría calificar como bueno y otro que a todas luces es negativo.

El primero puede ser, por ejemplo; cuando un hijo termina su carrera profesional con altas calificaciones. ¡Siento un gran orgullo de mi hijo!

El orgullo en su acepción negativa es aquel que es incapaz de corregir actitudes o acciones negativas.

Muchas veces nuestro carácter nos hace meternos en conflictos que finalmente por orgullo no somos capaces de reparar. Es esta autocomplacencia la que Dios aborrece porque estos orgullosos están llenos de si mismo; están lejos del Padre y de la humildad que nos fue enseñada e instada a practicar.

“El malo por la altivez de su rostro, no busca a Dios;

No hay Dios en ninguno de sus pensamientos”

Salmos 10:4