Reflexión
Cristiana

EL COMPROMISO


El comprometerse requiere coraje y seguridad en que se va a cumplir. Eso es exactamente lo que Dios espera de sus hijos, un compromiso con Él y sus Enseñanzas; y con Jesús su único hijo que dio su vida por todos nosotros tras asumir el compromiso de ser nuestro Salvador. Y CUMPLIÓ.

El Compromiso conlleva una obligación contraída a través de un acuerdo, promesa o trato que se realiza entre dos o más personas.

Ser cristiano y ser llamado Hijo de Dios o discípulo de Él, va más allá de sólo disfrutar las bendiciones de Dios, implica también padecer en ocasiones como el padeció, para que otros también disfruten de sus bendiciones. El apóstol Pablo es un claro ejemplo de ello. El br>
dijo que llevaba en su cuerpo las marcas de Jesús y que todos los días moría por causa de amor a Cristo.

“De aquí en adelante nadie me cause molestias; porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús”

Gálatas 6:17

En estos tiempos de individualismos y egoísmos tenemos que decidir que clase de cristianos queremos ser: seguidores sin compromiso o cristianos verdaderamente comprometidos con Dios. Si no nos comprometemos no merecemos autoproclamarnos “cristianos”. En cambio si nuestra

actitud es de compromiso con la Obra y somos perseverantes, luchando y ayudando a evangelizar y con nuestro ejemplo dar a conocer a todos que con Jesús todo es posible. Podremos llamarnos en propiedad siervos del Señor.

¿Te comprometes?