Reflexión
Cristiana

LA TENTACIÓN


“Tentación es el deseo de realizar una acción inmediatamente agradable pero probablemente dañina a largo plazo, por multitud de razones: legal, social, psicológica (incluyéndose la culpa), etc.”

Muchos confunden la tentación con el pecado o piensan que son sinónimos.

La tentación es el deseo que antecede al pecado. Y no toda tentación nos encamina al pecado, solo aquellas que se alejan de las Enseñanzas de Dios, de las buenas costumbres y de la ilegalidad.

El demonio estará siempre presto a presentarnos tentaciones que nos aparaten de Dios, pero como dice la Biblia:

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar” 1 Corintios 10:13

Para no ser tentados debemos estar atentos y vigilantes y cuando se nos presente, orar a Dios:

“Velad y orad, para que no entréis en tentación: el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil” Mateo. 26, 41).