Reflexión
Cristiana

VIDA SANA


El amor y cuidado de Dios por sus hijos queda señalado en la Biblia donde Él nos instruye para tener no solamente un espíritu sano, sino también un cuerpo sano para tener una existencia larga y feliz.

Permanentemente el mundo científico nos advierte de tener una alimentación y vida sana, de cuidarnos de elevar nuestro colesterol, abandonar el tabaco, desminuir el consumo de alcohol y cuidarnos de la obesidad. Porque todo ello atenta gravemente el tener una vida sana.

Dios trazó para nosotros un Plan de Salud que deberíamos seguir para disfrutar de una vida sana, larga y feliz.

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.” 3 Juan 2.

Junto con cuidar nuestro cuerpo glorificamos a Dios, cuando lo hacemos ingiriendo alimentos que no dañan nuestra salud y cuerpo.

“Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” 1 Corintios 10:31